Síndromes geriátricos

Ciertos cambios generalmente ocurren en el cuerpo humano en conjunción con el proceso de envejecimiento. Estos cambios incluyen:

-Disminución gradual de la tasa de filtración glomerular
-Disminución gradual del metabolismo oxidativo hepático (fase I)
-Aumento de la proporción de grasa corporal
-Reducción de la masa muscular

Debido a estos cambios, el adulto mayor está sujeto al desarrollo de lo que se denomina “síndromes geriátricos” o “condiciones geriátricas”. Ejemplos de estos síndromes geriátricos incluyen caídas, delirio, incontinencia urinaria y lesión por presión.

Algunos medicamentos pueden aumentar el riesgo de síndromes geriátricos a través de una variedad de mecanismos. Un medicamento que causa visión borrosa o mareos puede aumentar el riesgo de caídas, por ejemplo. Un farmacéutico que trabaja con adultos mayores debe ser consciente de los síndromes geriátricos y cómo los medicamentos pueden afectar a estos síndromes.

Caídas

Reducir el riesgo de caídas y reducir las lesiones causadas por las caídas son importantes objetivos de salud pública debido al impacto en las personas mayores y el costo de las caídas. Hay una variedad de recursos disponibles sobre este tema.

Delirio

El delirio, una disminución aguda de la atención y la cognición, es un síndrome clínico común, potencialmente mortal y potencialmente prevenible entre las personas que tienen 65 años de edad o más. El desarrollo del delirio a menudo inicia una cascada de eventos que culminan en la pérdida de independencia, un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad, y el aumento de los costos de atención de la salud.

Fragilidad

La definición más común de fragilidad es un síndrome biológico asociado a la edad, caracterizado por la disminución de las reservas biológicas, debido a la desregulación de varios sistemas fisiológicos, lo que pone a un individuo en riesgo cuando se enfrenta a factores de estrés menores y se asocia a malos resultados (discapacidad, Muerte y hospitalización). La prevalencia de la fragilidad en personas mayores de 65 años es alta, oscilando entre 7 y 16,3%. La prevalencia aumenta con la edad, y es mayor en las mujeres que en los hombres.

Lesiones por presión

Una lesión por presión es un daño localizado en la piel y/o tejido blando subyacente generalmente sobre una prominencia ósea o relacionado con un dispositivo médico u otro. La lesión puede presentarse como una piel intacta o una úlcera abierta y puede ser dolorosa. La lesión se produce como resultado de presión intensa y / o prolongada o presión en combinación con cizalla.

Las lesiones por presión son más comunes en personas con movilidad reducida y pasan tiempo en una silla de ruedas o en la cama. Factores de riesgo adicionales, como la fragilidad o deterioro de la nutrición, también pueden contribuir.